Abierto desde 2011, el cámping Lo Monte ha sido ejemplo de rápida evolución apostando por una clientela exigente y de calidad.  Siendo así las inversiones llevadas a cabo a lo largo de los últimos 5 años responden a elementos que buscan el máximo disfrute del turista.